Lapidario informe de expertos sobre Cambio Climático: Lo que viene no es bueno

Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), entregó segunda parte del quinto informe y advierte sobre migraciones, conflictos, hambrunas e inundaciones. El estudio aborda el impacto del fenómeno y las posibilidades de adaptación.

Hoy los expertos y delegados de gobierno reunidos desde hace seis días en Yokohama, Japón, hicieron público la segunda parte del quinto informe sobre el clima mundial del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que señala que  los efectos de éste ya se están produciendo en todos los continentes y océanos y que el mundo está poco preparado para los riesgos que presenta.

El informe concluye que “las personas, sociedades y ecosistemas son vulnerables en todo el mundo” y, de no tomar medidas, lo que viene no esa bueno. Inundaciones, migraciones, hambrunas y conflictos no están fuera de los escenarios posibles si no se detienen las emisiones que incrementan las temperaturas. Efectos en la agricultura, salud humana, abastecimiento de agua y ecosistemas ya se están constatando.

Este es el segundo de varios informes previstos por los grupos de trabajo que integran la iniciativa -en el que participaron 1.729 expertos- y que es calificada como “una de las empresas científicas más ambiciosas de la humanidad” por el presidente del IPCC, Rajendra Pachauri; el primero se publicó en septiembre de 2013, el tercero saldrá ahora en abril y habrá un cuarto paper que está previsto para octubre de este año.

“La adaptación al cambio climático no es un programa exótico que no se haya intentado nunca. Los gobiernos, empresas y comunidades están adquiriendo experiencias sobre la adaptación”, declaró Chris Field, de Carnegie Institution for Science, EE.UU., y vicepresidente de este grupo de trabajo, quien señala que éstas serán esenciales a medida que continúen cambiando el clima y la sociedad.

ALGUNAS CONSTATACIONES

“El calentamiento en el sistema climático es inequívoco y, desde la década de 1950, muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos decenios a milenios. La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado”, señala el resumen del documento.

Se detalla que “cada uno de los tres últimos decenios ha sido sucesivamente más cálido que cualquier decenio anterior desde 1850. En el hemisferio norte, es probable que el período 1983-2012 haya sido el período de 30 años más cálido de los últimos 1.400 años. En los dos últimos decenios, los mantos de hielo de Groenlandia y la Antártida han ido perdiendo masa, los glaciares han continuado menguando en casi todo el mundo y el hielo del Ártico y el manto de nieve en primavera en el hemisferio norte han seguido reduciéndose”.

Respecto a la elevación del nivel del mar, se dice que “desde mediados del siglo XIX… ha sido superior a la media de los dos milenios anteriores”. Entre 1901-2010 se elevó 0,19 metros. Sobre el CO2, afirma el documento que, “en los últimos 800.000 años, las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso han aumentado a niveles sin precedentes”. El CO2 ha subido un 40% desde la era preindustrial por el uso de combustibles fósiles y, en segundo lugar, por las emisiones derivadas del cambio de uso del suelo. Los océanos han absorbido cerca de 30% del dióxido de carbono, provocando su acidificación.

ADVERTENCIAS

Más de dos mil millones de personas tendrán que abandonar sus tierras en el este, sureste y sur de Asia, por el aumento del nivel del mar, pues las costas sufrirán inundaciones. La acidez del océano está matando especies, retrasando el crecimiento de otras y hacia mediados del siglo XXI habrá mayor riqueza pesquera hacia latitudes medias y altas, mientra se empobrecen los trópicos.

La seguridad alimentaria y el suministro de alimentos están en riesgo, lo que tendrá consecuencias más graves para las naciones más pobres, subrayaron los responsables del documento durante su presentación. También se habló se conflictos violentos por agua y tierra, mientras algunos expertos señalan que esto ya ocurre y postulan las sequías han contribuido a la desestabilización de Medio Oriente y África.

El IPCC fue establecido en 1988 por Naciones Unidas y la Organización Meteorológica Mundial para entregar evaluaciones periódicas sobre el cambio climático; este último informe, que consta de dos volúmenes, también evalúa los riesgos en relación a recursos como agua dulce, ecosistemas, océanos y costas y sondea las posibilidades de respuesta por regiones y continentes.