Campaña cuestiona acuerdo comercial entre LEGO y Shell

Una alianza entre la transnacional petrolera con la marca de juguetes traspasa un dudoso mensaje a los cientos de niños fanáticos de los juegos de bloques, acusa Greenpeace, que llama a LEGO a romperlo. Según la ONG, la petrolera que quiere perforar el Ártico y es responsable de desastres ambientales, aprovecha de mejorar su imagen y crear buena disposición hacia su marca.

Algo no cuadra en el acuerdo comercial suscrito entre Shell y la popular marca de juegos de bloques para armar LEGO. ¿Qué busca una asociación entre el gigante petrolero que amenaza perforar el Ártico y ha causado un desastre ecológico en Nigeria y una compañía de juguetes? LEGO ha dicho que lo único que quiere es que los juguetes de su marca lleguen a manos de más niños en el mundo. ¿Y Shell? Según Greenpeace, que inició una campaña internacional para denunciar la dudosa alianza, solo pretende asociar su marca a una de gran prestigio para limpiar la propia.

En 26 países ya se han vendido kits de bloques LEGO con el logo de Shell; disponibles en sus bencineras. “De esta forma LEGO gana dinero y Shell la buena disposición hacia su marca de todos los niños y niñas que adoran sus juguetes. Shell entra en el cuarto de juegos y LEGO les deja, anteponiendo beneficios al medio ambiente y al futuro de los niños y niñas que juegan con sus juguetes”, en palabras del director de Greenpeace Chile, Matías Asún.

Al relacionar su imagen al de una de las marcas de juguetes más famosas (y que ha mostrado compromiso con el medio ambiente según señala la ONG), Shell quiere hacer creer que extraer petróleo y destruir el planeta son acciones inofensivas, según la entidad ecologista. Los cuestionamientos a la alianza comercial son compartidos ya por más de 308.000 personas que han suscrito la petición para que LEGO corte su vínculo con Shell, desde el lanzamiento de la campaña, el pasado 1 de Julio.

LEGO no ha dado señas de cambiar de rumbo. “Nos entristece cuando se utiliza la marca LEGO como una herramienta en cualquier disputa entre organizaciones –señaló el CEO del grupo Jørgen Vig Knudstorp-. Esperamos que Shell cumpla con sus responsabilidades, donde quiera que funcionen… Quisiera aclarar que pretendemos cumplir con el contrato a largo plazo suscrito con Shell”.

En la visión de Greenpeace “cada empresa tiene la responsabilidad de elegir sus socios y proveedores éticamente. LEGO dice que quiere dejarles a los niños un mundo mejor y sin embargo está asociado con Shell, uno de los mayores contaminadores en el planeta que ahora está amenazando el Ártico”.

‘PRONTUARIO’ DE SHELL

A fines de enero las intenciones de la transnacional anglo-holandesa de perforar una zona del Ártico en Alaska, fueron detenidas por un tribunal norteamericano a petición de grupos ecologistas y nativos. Consideró que no han sido evaluados todos los riesgos ambientales; pero no se sabe hasta cuando.

En diciembre de 2013, la ONG de derechos humanos Amnistía Internacional denunció a la empresa por haber falseado informes sobre derrames de petróleo en el Delta del Río Niger, Nigeria, lugar que figura en la lista de los 10 lugares más contaminados del planeta.

¿El objetivo de la manipulación de documentos? Evitar el pago de indemnizaciones por los derrames que han causado la contaminación de la tierra, el aire, los cultivos y  el agua superficial y subterránea de una zona, además, extensamente poblada. De 20 a 30 años puede tardar el ecosistema en recuperarse, según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, que también culpa a Shell de poner en peligro la salud pública.

Video de la campaña. 1. 45 Minutos.