Uno de cada tres franceses no compra foie gras por motivos éticos

La lucha que organizaciones de defensa de los animales contra la industria del popular “paté” francés ha ido dando de a poco algunos ‘frutos’. Las ventas en Francia han descendido un 11,2% y la producción un 5%. En Europa, sólo cinco países mantienen la forma de producción con alimentación forzada a través de tubos de acero. Y hasta se declaró un Día Mundial contra el platillo emblema de los franceses. 

Aunque es todo un emblema de Francia y su cocina, el consumo de foie gras -considerado un verdadero manjar por quienes gustan de él- ha descendido allí en su cuna y es cuestionado en otras ciudades del mundo debido a la batalla que libran contra su industria organizaciones pro animales.

De acuerdo a una encuesta de la ONG francesa L124, que lidera esta iniciativa, uno de cada tres franceses, un 29%, no compra “foie gras” por motivos éticos, pues ocas, patos y gansos son enjaulados y sometidos a la “engorda” obligada para hipertrofiar sus hígados a fin de alcanzar un tamaño comercial antes de ser sacrificados.

El sondeo de opinión realizado a fines de noviembre por el observatorio Opinion Way, sobre un universo de 1006 personas, revela que 44% está a favor de prohibir las prácticas de alimentación forzada (mayoritariamente mujeres y jóvenes de 18 a 24 años); mientras un 55% aún defiende la actual forma de producción. Pese a ello, el 76% de los encuestados reconocen que en las granjas de cría no se respetan los derechos de las aves.

Los datos de la encuesta son corroborados por el descenso de la compra de foie gras en los hogares franceses: un 11,2% menor en 2013 en relación a 2012. Y ello a pesar de las millonarias inversiones en publicidad, sólo en este mes –donde se registran las mayores ventas por las fiestas navideñas- una de las principales productoras galas del “paté” (Labeyrie) gasta 2 millones de euros.

Tal vez haya que conceder que la campaña que desde hace un tiempo se realiza en muchas ciudades del mundo, en contra de la industria por el maltrato animal que supone, haya dado frutos. En Francia en 2012 la producción cayó un 5% en comparación con 2011.

Día Mundial contra el Foie gras

La cruel práctica de los tubos de acero que se introducen en las gargantas de las aves y que provocan la muerte de muchas antes de su sacrificio –ya muy documentada-, ha generado la prohibición de producción en varios países como Reino Unido, Alemania, Italia, Argentina, Israel y ciudades como California, en EE.UU.

La oficina inglesa de ventas por Internet, Amazon, ya no vende foie gras debido a peticiones de sus usuarios; en España se han recibido más de 10 mil peticiones pero aún no se toma la medida. Y es que España es uno de los cinco países de Europa, además de Francia, Bulgaria, Bélgica y Hungría, donde aún es legal este sistema de producción.

Quizás por ello este año se declaró por vez primera el Día Mundial contra el foie gras, que el pasado 21 de noviembre y convocado por la organización francesa L124 tuvo como principal actividad protestas frente a embajadas y consulados galos. Protesta simbólica, pues básicamente se entregó una carta solicitando poner fin a la forma de producir el producto.

Pero son pequeños pasos. Como la eliminación del foie gras del menú de una cadena de restaurantes daneses que tras ver las imágenes de una granja tomaron la determinación, según informa la organización española Igualdad Animal.

Francia es responsable del 75% de la producción mundial de foie gras, declarado platillo emblema en 2011 por su ministerio de Economía y cuyas exportaciones llegaron en 2010 a los 65 millones de dólares, con una producción de 19.450 toneladas.

Este breve video da cuenta de la manifestación que se repitió el 21 de Noviembre pasado en muchas embajadas francesas en el mundo… es un paso, ¡que se suma a otros!