Zimbabwe pide extradición
del dentista-cazador

En EE.UU. se desconoce el paradero del eximio cazador, ante el revuelo causado por la muerte del magnífico león ‘Cecil’, en las afueras de la principal reserva natural del país africano. Pero existe un tratado vigente y autoridades norteamericanas responsables de la vida silvestre también investigan el hecho por caza ilegal. La indignación mundial con el dentista continúa y aunque hay muchas iniciativas que podrían poner freno este flagelo, es difícil que el comercio con la fauna culmine mientras haya pobreza en los suelos donde tiene lugar.

“Queremos juzgarlo en Zimbabwe porque violó nuestras leyes… la policía debe dar el primer paso y contactar con el fiscal general, quien contactará a los americanos. Los procesos ya han comenzado”, señaló la ministra de medio ambiente de ese país, Oppah Muchinguri, al informar que perseguirán la responsabilidad penal del norteamericano Walter Palmer en la muerte de ‘Cecil’, el león ícono del Parque Nacional Hwange.

Mensajes-de-protesta

Tras el escándalo, se supo que Palmer tenía un gran prontuario como cazador: 43 animales, entre ellos un oso polar y otro negro, un elefante y otro león africano antes de ‘Cecil’.

El cargo sería por cacería ilegal, la misma acusación por la cual el hecho también está siendo investigado en EE.UU. por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre. Nos corresponde a todos –no sólo a la gente de África- asegurar que poblaciones sanas de animales salvajes seguirán recorriendo la sabana para las generaciones venideras”, afirmó el subjefe de la repartición, Eduardo Gracia, afirmando que ayudarán a Zimbabwe en el sentido que sea solicitado.

“Por desgracia es demasiado tarde para detener al cazador furtivo extranjero, porque ha huido a su país de origen”, dijo la ministra Muchinguri, por ello recurrirán al tratado bilateral vigente desde el año 2000 entre ambos países, para obligarlo a regresar a Zimbabwe. Palmer tiene nutrido prontuario de cazador -43 animales, según reportan medios norteamericanos, entre ellos un oso polar y otro negro, un elefante, un león de montaña y otro león africano-, y hoy se desconoce su paradero en EE.UU.

INDIGNACIÓN MUNDIAL

La muerte de ‘Cecil’, uno de los leones más famosos de África, que estaba protegido y era objeto de una investigación patrocinada por la Universidad de Oxford, ha generado indignación mundial. Ayer, tras informarse del caso, el primer ministro inglés David Cameron dijo que apoyaría con mayor ahínco la lucha contra la caza furtiva en África.

"Eres un cobarde y un asesino", el cartel que cuelga en la consulta del dentista-cazador.

“Eres un cobarde y un asesino”, el cartel que cuelga en la consulta del dentista-cazador.

Y los medios se hicieron eco de la conmoción que tuvo la caza del león, que fue atraído con un cebo fuera de la reserva para poder ser cazado con total impunidad. Fuera de la consulta de Walter Palmer en Minnesota, EE.UU., que permanece cerrada,  vecinos han dejado peluches, fotos y hasta un pintor decidió retratar en una enorme tela a ‘Cecil’. También se pasaba revista a la gran cantidad de cazadores famosos que sido ‘cazados’ en su pecado, entre ellos el abdicado Rey Juan Carlos, los hijos de Donald Trump, figurillas de la TV gringa o la NBA y hasta la ex candidata a la vicepresidencia, Sarah Palin.

“Tendrían que tirarte a ti en medio de Zimbabwe, para que los leones tengan su turno de cacería”, era el tipo de comentarios que se tomaron las redes sociales, pidiendo castigo y juicio para Palmer y sus dos ‘ayudantes’ africanos. Muchos vaticinan que con dificultad en adelante podrá pagar su hipoteca porque nadie se atenderá nunca más con él… En twitter el ex presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., New Gingrich escribía: “Todo el equipo que mató al león ‘Cecil’ debería ir a la cárcel incluyendo al dentista de Minneapolis”, otro legislador proponía prohibir la circulación de trofeos de caza –cabezas, pieles, patas- en los aeropuertos que cubren las rutas África- EE.UU.

La primatóloga inglesa Jane Goodall se manifestaba conmocionada a través de un comunicado: “No sólo es incompresible para mí que alguien querría matar a un animal en peligro de extinción (hay menos de 30 mil leones salvajes en África en la actualidad)… no tengo palabras para expresar mi repugnancia… Miles han leído la historia y también se han sorprendido, sus ojos se han abierto al lado oscuro de la naturaleza humana. Seguramente ahora serán más los dispuestos a luchar por la protección de los animales salvajes y los lugares salvajes donde viven. Ahí radica la esperanza”.

TRAS LA MUERTE DE ‘CECIL’ ¿QUÉ?

casa de palmer

Durante estos días, así ha transcurrido el panorama en el frontis de la casa de Walter Palmer.

Pero es difícil tener fe. El león africano no está aún en la lista de especies en peligro de extinción, sólo figura como ‘vulnerable’, pero su población está en alarmante descenso. Por eso entidades conservacionistas están pidiendo ya su inclusión en ella. También se aboga por medidas disuasivas para los cazadores como prohibir el transporte de trofeos de caza. Australia tiene prohibido el ingreso de ellos, la Unión Europea ha dictado medidas parciales en relación algunos países africanos; aunque se debate una eventual prohibición total.

También desincentiva la caza furtiva y el comercio ilegal de especies amenazadas que las líneas aéreas se nieguen a embarcar este tipo de envíos. Pero hay avances y retrocesos. Si recientemente Emiratos Airlines dejó de transportar trofeos de elefantes, rinocerontes, tigres y leones, South Africa Airways, que a comienzos de año había implementado la medida, el pasado 22 de julio levantó el embargo sin dar explicaciones.

Otros apuntan a problemas más de fondo. La caza reporta dinero a los países pobres y las autoridades lo saben. Si bien hay reservas en las que está prohibida la caza, hay territorios legales donde incluso se crían animales sólo para ser cazados y turismo que vende safaris con caza incluida. Zimbabwe, de hecho, está en medio de una polémica con ecologistas por la captura y venta de crías de elefantes a China y Dubai.

Además de 34 elefantes bebés (uno resultó muerto y la mayoría sufrieron cortes y heridas durante el cautiverio), en diciembre pasado también se habían capturado 7 leones y 10 antílopes, del mismo Parque Nacional Hwange, donde vivió el león ‘Cecil’. Se esgrimen razones de superpoblación en las reservas. Lo cierto es que ante ofertas de compra de países como Francia, Emiratos Árabes o Sudáfrica, es difícil que renuncien a los ingresos derivados de su rica fauna salvaje, ya sea vendiendo o permitiendo la caza, aunque aquello equivalga a vender ‘la herencia’ de sus futuras generaciones.