Glaciares del Himalaya desaparecerían a fin de siglo

Por efecto del aumento de las temperaturas, los volúmenes de hielo de una de las mayores reservas de agua dulce del planeta podrían reducirse entre un 70 y 99%, según un estudio recién publicado. De ellas nacen algunos de los ríos más grandes, lo que  afectará la disponibilidad de agua para la agricultura y la energía.  

Los glaciares que tiene la cordillera del Himalaya, que cruza Bután, Nepal, China e India, donde está el Monte Everest y que concentra los picos de montaña más altos del mundo, podrían desaparecer de aquí al año 2.100. Todo dependerá de cuanto aumenten los gases de efecto invernadero y de cómo ello afectará la temperatura, nevadas y precipitaciones. Es lo que señala un estudio publicado hoy en la revista de la Unión Europea de Geociencias (EGU), The Cryosphere, que plantea un escenario nada optimista: las masas de hielo podrían reducirse entre un 70% y un 99% por efecto del previsto aumento de las temperaturas derivadas del cambio climático.

“Nuestros resultados indican que estos glaciares pueden ser muy sensibles a los cambios de temperaturas y que el aumento en las precipitaciones no son suficientes para compensar la fusión”, señala Joseph Shea, hidrólogo glaciar del Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas (ICIMOD), con sede en Katmandú, Nepal, quien lideró la investigación.

Junto a las zonas polares, también afectadas por el cambio climático, los glaciares del Himalaya –todos por sobre los 8 mil metros de altura- contienen los mayores volúmenes de hielo y reservas de agua dulce del planeta. De ellos nacen algunos de los mayores ríos del mundo; Ganges, Indo, Brahmaputra, Yamuna y Yangtsé, y de sus aguas dependen más de mil millones de personas. La pérdida de masa acelerada que prevé el estudio afectará el flujo de los ríos y, por tanto, la disponibilidad de agua para la agricultura y la generación de energía hidroeléctrica.

EL ESTUDIO

Los científicos analizaron una zona de más de 400 kilómetros cuadrados de glaciares en la cuenca de Dudh Kosi en el Himalaya nepalés, donde está el Everest, el monte más alto (8.848 metros). Con observaciones de campo y datos históricos de estaciones meteorológicos locales de temperaturas y precipitaciones, crearon un modelo de cómo se han comportado los volúmenes glaciares en los últimos 50 años.

La ‘buena salud’ y estado de los glaciares dependen del nivel de congelación y las temperaturas. Actualmente el nivel de congelación “varía entre 3.200 metros en enero y 5.500 metros en agosto”, según explica Walter Immerzeel, coautor de la investigación. “Basado en las mediciones históricas de temperatura y proyectado el calentamiento hasta el año 2100, esto podría aumentar en 800-1200 metros… esto no sólo reduciría la acumulación de nieve en los glaciares, sino que también expondría más del 90% de la superficie glaciar actual a derretirse en los meses más cálidos.”

Aunque el derretimiento de hielos aumente temporalmente el flujo de los ríos, la reducción de agua de deshielo afectará a las poblaciones locales durante los meses cálidos y cuando las precipitaciones son escasas. Y algo más. El aumento de los caudales puede generar avalanchas y catastróficas inundaciones debido a volúmenes mayores a lo normal de hasta 100 veces  en zonas como la cuenca Dudh Kosi.

“Los glaciares seguirán disminuyendo en el siglo 21 y las pérdidas serán mayores en escenarios con mayores emisiones de carbono”, señala Joseph Shea en un blog donde comenta la investigación. Aunque acepta que todos los modelos científicos simplifican la realidad, apunta que los resultados obtenidos están alineados con modelos desarrollados en otras regiones: “En la región del Everest, como en el oeste de América del Norte, los Alpes, Islandia y Nueva Zelanda, el pronóstico no es bueno. El futuro aumento de temperatura llevará a la quiebra a los glaciares de montaña”.