Brasil: La ‘reina de la motosierra’ es la nueva ministra de Agricultura

Katia Abreu ha manifestado que quiere transformar a Brasil en potencia agroalimentaria a punta de más tierras para monocultivos y transgénicos. Años como congresista y líder del lobby rural, le han ganado el odio de indígenas, campesinos sin tierra y ambientalistas… es una verdadera amenaza para la Amazonía.

Es conocida como “Miss Deforestación”, “Reina de la motosierra” y “Motosierra de oro”, apelativos suficientes para que ambientalistas, indígenas y campesinos sin tierra estén preocupados por el estreno este jueves 1 de enero de Katia Abreu como ministra de Agricultura del nuevo gobierno de Dilma Rousseff. Pero no sólo ellos deberán estar alertas. El 65% de la que es la mayor selva tropical del mundo está en Brasil, su nombramiento podría ser una muy mala noticia, para todos.

“Al elegir a Katia Abreu, la presidenta expresó la forma en que su gobierno seguirá en los próximos años, lo que confirma que los intereses de la agroindustria están por encima de las cuestiones ambientales”, señaló Greenpeace Brasil, apenas enterados del polémico nombramiento.

LOBBISTA DEL AGRO

Diputada entre 2003 y 2007 y luego senadora del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de centroderecha, Abreu fue representante del lobby rural que debilitó el Código Forestal, que ambientalistas sindican como uno de los culpable de la deforestación amazónica –cercana al 30%-  de los últimos dos años. El mencionado instrumento otorgó una amnistía a productores que ocuparon áreas de preservación amazónica. “El Gobierno brasileño entró en un peligroso juego de alianza con legisladores que representan a los deforestadores en el Congreso», señaló entonces Greenpeace.

Con esta foto circuló la petición a Dilma Rousseff para que no la nombrara ministra.

Con esta foto circuló la petición a Dilma Rousseff para que no la nombrara ministra.

Entre las últimas leyes que promovió estuvo una propuesta de enmienda constitucional que faculta al Congreso para delimitar y asignar tierras a tribus indígenas, cuestión que antes recaía en el Gobierno tras escuchar propuestas de la Fundación Nacional del Indio. La ley fue calificada de inhumana y antiecológica por el líder del Partido Verde y ex candidato presidencial, Eduardo Jorge.

Las flechas clavadas en una foto de Rousseff y Abreu dan cuenta del malestar indígena por el nombramiento. Y es que, además, Abreu ha señalado que si se siguen creando reservas indígenas para 2031 no habrá tierras para la producción agrícola.

Hoy, los territorios indígenas abarcan el 13% de la superficie del Brasil, de ellos el 98.5% se ubica en la Amazonía.

Como presidente de la poderosa Confederación Nacional de Agricultura, (CNA), cargo que ha dejado por este nombramiento en el nuevo gabinete, ha defendido los intereses y la expansión del agro negocio por sobre la conservación de los bosques, los intereses de los pueblos indígenas y de los trabajadores rurales.

TRANSGÉNICOS Y CARRETERAS EN LA AMAZONIA

Licenciada en psicología, ‘ambiciosa’, ‘desafiante’ y de ‘estilo intransigente’, según un reportero inglés que la entrevistó, Abreu no esconde sus deseos de que Brasil se convierta en potencia agroalimentaria, a punta de monocultivos más eficientes y semillas transgénicas. Desde su columna de opinión en el diario Folha de Sao Paulo, también ha pedido más infraestructura, como carreteras a través de la Amazonía. Tampoco esconde sus ambiciones de llegar a la presidencia de Brasil (lo considera parte de su destino) y se siente alagada cuando la han comparado con la fallecida “dama de hierro” británica Margaret Thatcher.

Las actuaciones de Abreu le han valido una reputación cuestionable.

Las actuaciones de Abreu le han valido una reputación cuestionable.

“Ella representa el latifundio más atrasado, que tiene la tierra como un instrumento de poder y de especulación inmobiliaria… que no tiene ninguna preocupación por el medio ambiente”, afirmó un dirigente del Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra, MST, de Brasil.

Con vínculos históricos con el Partido de los Trabajadores –que  llevó al poder a Rousseff en su primer mandato-, el MST protestó a mediados de diciembre cuando el nombre de Abreu comenzó a circular como posible titular de Agricultura y es que ésta ha sido una acérrima opositora a la política de reforma agraria, que propicia la expropiación de tierras consideradas improductivas a favor de los campesinos sin tierra. Incluso se creó una petición virtual para que la presidenta desistiera de designarla ministra. Nada se logró. Hoy la base de apoyo de Rousseff es el PMDB, desde donde Abreu estrechó las distancias con la mandataria tras la aprobación del polémico Código Forestal.

Tiembla la Amazonía…